FAFHRD Y EL RATONERO GRIS. Dark Horse recupera la serie de comics de 1973, por Denny O’Neil, H. Chaykin y W. Simonson

La editorial americana Dark Horse comics, en esa labor de recuperación de series de Fantasía Heroica que mantiene desde 2003, cuando reinició la adaptación de Conan el bárbaro, publicará en junio un álbum con aquella mítica serie de 1973 en la que Denny O’Neil al guión y Howard Chaykin al dibujo (con otros como Walt Simonson o Jim Starlin) adaptaron las aventuras de Fafhrd y el Ratonero Gris, los grandiosos personajes de Fritz Leiber, inventor del término Espada y Brujería. Hagamos un poco de historia y hablemos de ello:

F&GM Portada DHEn 1972, Detective Comics (DC) buscaba desesperadamente – igualar el éxito obtenido por su competidora Marvel con Conan el Bárbaro, cuya serie alcanzaba un éxito sin precedentes desde 1970, siendo nominada cada año al Premio anual de la Academia de Cómics (lo obtuvo en 1971, como mejor serie de cómics, y en 1973 al mejor volumen individual, por su nº 24: La Canción de Red Sonja).

Decidieron entonces hacerlo a lo grande, utilizando otro autor de renombre en el género, Fritz Leiber y la serie Lankhmar, con sus carismáticos protago-nistas, Fafhrd y el Ratonero Gris (reseña sobre las novelas, siguiendo este enlace).  

Para ello, prepararon su aparición en un episodio doble de la serie de éxito Wonder Woman, junto a Catwoman (números 201-202, de mayo y junio de 1972), en un guión preparado por el conocido autor de ciencia ficción Samuel R. Delany, y adaptado por Denny O’Neil y Dick Giordano, donde anunciaron que Fafhrd el Bárbaro y el Ratonero Gris regresarían pronto con revista propia: Sword Against Sorcery (Espadas contra Brujería) que, como veremos tendría carencia bimestral.

Portada Wonder_Woman_202 y anuncio

         Portada de Wonder Woman #202, y anuncio de la nueva serie

Y en 1973 (número de Febrero-Marzo), la nueva serie llegó a los lectores, aunque con el título definitivo de Swords of Sorcery (Espadas de Brujería), siempre jugando con el término acuñado para el género por el propio Fritz Leiber (no lo traduzco como Hechicería, pues así es mas conocido). En ese primer volumen, O’Neil y Chaykin (con The Crusty Bunkers) se basan en el relato original El Precio del Sosiego (Espadas contra la Muerte), para construir una historia de 23 páginas.  El volumen incluía un texto en el que O’Neil, utilizando la frase de Bob Dylan “To live outside the law you must be honest” (Debes ser honrado para vivir fuera de la ley), presenta a los personajes y la ciudad corrupta de Lankhmar, y se declara fan incondicional de la serie y su autor:

Páginas de SofS 01

El número 2 (Abril-Mayo de 1973), y bajo el título “Revenge of the Skull of Jewels”, recoge la adaptación del relato original La Casa de los Ladrones (Espadas contra la Muerte), con algún cambio narrativo y monstruito de por medio (era lo que se estilaba, más allá de una calavera enjoyada), aunque sus 24 páginas (23 y media) conservan la esencia de la historia.  Ambos episodios transcurren en la ciudad de Lankhmar, cargados de picaresca y desfachatez por parte ambos compañeros, con desafío incluido al Gremio de Ladrones en éste:

Páginas de SofS 02

En el tercer cuaderno (Julio-Agosto de 1973) Denny O’Neil se decide a incluir un episodio de factura propia, “Betrayal!” (¡Traición!), en el que aleja a nuestros héroes de la pérfida ciudad y los embarca como pasajeros en una nave que será atacada por piratas que raptan a una princesa. Abandonados a su suerte, consiguen regresar a Lankhmar, y dirigirse a una isla en busca del traidor… en un extraño barco volador construido por magos, y en compañía de una mujer alada a causa de la maldición de un hechicero… (bueno…).

Páginas de SofS 03

El siguiente cuaderno (nº 4, Septiembre-Octubre de 1973) vuelve a recoger la idea de un relato original de Leiber, La Nube de Odio (Espadas en la Niebla), que utiliza como base de una historia que resulta demasiado simple y corta; sólo 14 planchas.  Las otras 6 se dedican a “La Profecía”, una historia de un joven Fafhrd en solitario, en los tiempos previos a su llegada a Lankhmar y unirse al Ratonero, de cuando aún andaba por el norte y pretendía ser un juglar y sanador, de voz aflautada.  Unos sucesos acaecidos antes incluso que Las Mujeres de la Nieve (Espadas y Nigromantes).  En esta última, el dibujo ya no es de Chaykin, sino de Walt Simonson.

Páginas de SofS 04

Por último, en el 5º cuaderno (Noviembre-Diciembre de 1973), y con dibujos de Walter SimonsonO’Neil adapta (esta vez de forma bastante fiel al original) el relato La Tierra Hundida (Espadas y Nigromantes), de nuevo sólo en 14 páginas. Las siguientes contienen otra historia de protagonismo en solitario, ahora del Ratonero, en aquellos tiempos que era aprendiz de mago y se llamaba simplemente Ratón (así se titula: “Sólo Ratón”), y recibe una costosa lección; sucede justo antes de El Cáliz Impío (Espadas y Nigromantes).  La historia fue escrita por George Effinger, con dibujos de Jim Starlin (no puede dudarse, pues hay personajes que recuerdan a Drax o Starfox) y Al Milgrom (una copia descarada y mala de Barry Smith).

Páginas de SofS 5

Con la terminación del año 1973 finalizó también la serie. Su continuidad no fue posible. Las ventas mandaban y aquella era la peor época para competir con un Conan desatado, al que Roy Thomas había sabido encajar con guiones excelentes, y un Barry W.Smith ya crecido dotaba de una fuerza épica incomparable.  Fue la época de Los Dioses de Bal-Sagoth o la Saga de Vilayet, con La Sombra del Buitre y La Canción de Red Sonja; imposible competir con aquella carga de salvajismo, aquella sensualidad desbor-dada, aquellos enormes ojazos de la pelirroja hyrkania… y John Buscema en puertas. Nadie podría…

Walt SimonsonPero fue una lástima: no le dieron tiempo a crecer, a crear su público.  Ni siquiera con el cambio de un Chaykin que prometía, pero aún incipiente y de trazo inseguro (sólo hay que fijarse en sus portadas, inmaduras salvo la segunda, en la que participó Berni Wrightson), al que salvaba el entintado y arreglos de The Crusty Bunkers (una caterva de autores variados entre los que destacaban Walt Simonson, Jim Starlin, Berni Wrightson, Mike Kaluta o Al Milgrom, que no dudaron en dejar su impronta o vestigios de personajes propios, y que conseguían que el rostro de los protagonistas varasen en cada página). Walter Simonson marca distancias en el quinto número y su portada; pero poco se podía hacer.

fafhrd-ratonero-gris-mignola-norma-fritz-leiberDark Horse reúne ahora la serie al completo en un volumen único de 136 páginas, bajo el título Fafhrd y el Ratonero Gris: La Nube de Odio y otras historias; una serie que no había vuelto a editarse desde entonces.

Unido al que ya publicó en 2007, reuniendo las adaptaciones de Howard Chaykin (esta vez al guión) y dibujos de Mike Mignola para Epic comic en 1991 (en España publicadas primero por Forum, y como tomo por Norma), forma una  bonita e interesante colección de relatos ilustrados de unos personajes que si no han tenido demasiado éxito en el cómic, son uno de los grandes de la Fantasía Heroica mundial.

Esperemos que también -como el tomo anterior- Norma Editorial se anime a publicarlo en castellano.  Sería un verdadero regalo para los aficionados.

Yo, que los tengo originales (adquirí la serie en los ’80, como base para un futuro artículo en Berserkr, que nunca apareció… hasta ahora), también lo agradecería.

FAFHRD y El RATONERO GRIS. Regreso a Lankhmar.

Ficha Lankhmar1

Ediciones Gigamesh edita de nuevo en España el Ciclo de Lankhmar, las aventuras de Fafhrd y El Ratonero Gris, de Fritz Lieber, una de las más grandes creaciones de Fantasía Heroica; o de Espada y Brujería, si utilizamos el término que acuñó el propio Leiber para describir el género (o subgénero), y es utilizado desde entonces, indistinta-mente.  A mí, personalmente, me permite saldar otra de las grandes deudas de este blog desde sus inicios, pues llevaba mucho tiempo queriendo dedicarle un merecido espacio al autor y los personajes.

Porque, si hay que elegir un triunvirato de personajes, ciclos o sagas, que definan de forma absoluta la Fantasía Heroica clásica del siglo XX (no incluyo el XXI, donde Canción de Hielo y Fuego, de G.R.R. Martin entraría por méritos propios), estos serían sin discusión -para mí, pero imagino que también para muchos-  Conan, de Robert E. Howard (1932) en primer lugarElric, de Michael Moorckoc (1961) Fafhrd y el Ratonero Gris, de Fritz Leiber (1939)  a continuación.  Todos ellos han influido -en mayor o menor medida, eso sí podemos discutirlo- en el desarrollo de historias, enfoques o situaciones y patrones de los héroes imaginados más tarde.  Pero si los dos primeros autores concibieron otros ciclos de personajes (¿menores…?; dejémoslo en menos influyentes) enmarcados como fantasy, Leiber (que, como todos, se prodigó en otros géneros) únicamente aportó al género fantástico estos dos compañeros y amigos que se encuentran en Lakhmar y recorren Nehwon (“No cuando”, en inglés, leído al revés)…  Pero una aportación nada insignificante:

FarMou

Uno de los motivos (si no el primero) esgrimidos por Leiber para crear los personajes (junto a su compañero de instituto Harry Otto Fisher), fue disponer de un par de héroes fantásticos menos individualistas, más cercanos a hombres reales, que Conan el bárbaro o Tarzán (¡que pensaría de alguien como Elric de Melniboné…! nacido más tarde), pero no puede sustraerse a cierta inspiración estereotipada.  Asi, Fafhrd (léase “Faferd”) es un bárbaro del norte que impone por su estatura (2`10 mts.), esbelto, cabellos largos de tonos rojizos (después barba), y empuña un gran espadón al que llama “Bastón Gris“; mientras el Ratonero es pequeño, de cuerpo infantil, astuto y guapo, excelente espadachín con un estoque fino y largo (realmente, una espada ropera de origen español, por lo indicado más adelante) al que llama “Escalpelo” (“Garra de Gato” el puñal), y viste entero de gris, con ropas de fino corte.  Sin embargo, poco antes de conocerse y ser marcados por la civilizada Lankhmar, el norteño era un romántico empedernido, que aprendía a entonar con voz atiplada como el trovador que pretendía ser; y su amigo no era Ratonero, sino Ratón, y aprendiz de mago… y alejado de ese cierto matiz de cinismo que aparenta.  Juntos forman una pareja entrañable en las conversaciones y una fuerza imparable en acción, cuya simple visión embozados en una calleja oscura de la ciudad todos querrían evitar.

Son personajes que aportan frescura a la acción.  Pícaros y aventureros, expertos dominadores de las artes necesarias para sobrevivir en un mundo de acción y necesidades, que desafían las reglas de convivencia de toda ciudad civilizada en un mundo imaginario situado entre la edad del hierro y el medievo.  Jóvenes e inmaduros al inicio, inexpertos en “lo civilizado” y sus relaciones, en sus estados de ánimo frente a los reveses en la vida, Leiber los lleva a evolucionar con el tiempo hasta alcanzar una madurez y personalidad significativas.

Mignola FyRG

Versión en cómic de Mike Mignola, ampliable

Lo más curioso es que sus aventuras primeras fueron independientes, tenidas en solitario y no como pareja, aunque a la par.  Sólo después, con el paso de los años, en los ’60, con el éxito y recopilación editorial, Leiber decide enlazarlas, y crea nuevos episodios de unión, o retoca los textos iniciales para hacerlos confluir en una cronología conjunta que, desde entonces, marca los destinos de ambos y nos ha sido traslada.  Por eso, una lectura secuencial de la serie puede resultar extraña, con altibajos en el estilo e intensidad de la narración; fruto -en ocasiones- de la gran distancia temporal que separa la concepción inicial de relatos contiguos (20 o más años, a veces), y podría hacer que más de un lector se sienta poco identificado con algún episodio, geniales algunos, más flojo el siguiente o anterior, por neófito o crepuscular… Recuerdo haber tenido esa sensación hace casi treinta años, cuando -ya devoto de Howard y Conan– accedí a ellos en la edición Fantasy, de Martínez Roca (con la misma “mano que mece la cuna” detrás); comparé, y elegí; me decanté por el cimmerio y el tejano, maestro precursor de la Fantasía Heroica clásica.  Desde entonces, Leiber ocupa el tercer puesto en mi ranking particular,  tras Moorcock.  Los tres son reconocidos como los padres de  la Fantasía Heroica (o de Espada y Brujería).

Leiber, por Ed Emshwiller, 1969Este comentario, no obstante, no desmerece, sino ensalza, la obra de Leiber, maestro también de la Ciencia Ficción (El Gran Tiempo ), y el Terror (Nuestra Señora de las Tinieblas), innovador de historias, creador genial de sueños y personajes inolvidables, ganador de todos los  premios importantes (Hugo, Nébula, British, World Fantasy, Locus…).  Hijo de actores y actor él mismo (el malvado inquisidor de El Halcón del Mar, de Errol Flynn, 1940), varios de sus relatos o novelas tuvieron adaptación a la gran pantalla: Weird Woman (1940), Esposa Hechicera (Night of de Eagle, 1962, en España, Arde, Bruja, Arde), The Girl with the Hungry Eyes (1995).

Con Fafhrd y el Ratonero Gris se decanta por la aventura sin complicaciones; historias desenfadadas repletas de fina ironía, menos oscuras que otras, por mucho que en ellas ronde la tragedia o abunden monstruos y magia negra; tramas ligeras, menos complicadas que la de otros personajes atormentados, aún cuando sea trágico el inicio de sus correrías:

Lankhmar - Juego 1976

Aventura llana y entretenimiento, al estilo pulp de la época, válidos para un juego de rol.  No en vano, las aventuras fueronpensadas sobre un complejo juego de guerra ambientado en Nehwon, que después simpli-ficaron en Lankhmar, para TSR, en 1976, que se convirtió en uno de los más llamativos e influyentes de la plataforma Dungeons and Dragons.

Lankhmar-mapa Runequest

Mapa de Lankhmar (Runequest), ampliable

Junto a los caracteres principales, y sus protectores (¿?) mágicos, Ningauble de los 7 ojos, y Sheelba del Rostro sin Ojos, la principal aportación de Leiber, a mi entender, es la propia ciudad de Lankhmar, convertida en sí misma en personaje indiscutible de la serie.  Descrita como decadente y sórdida a partes iguales, cubierta permanentemente de niebla que impide ver las estrellas (“la Ciudad de los ciento cuarenta mil humos”), posee un entramado laberíntico de calles sinuosas con sugerentes nombres, donde pulula lo más granado de la baja sociedad: callejón Fosco, de los Huesos (bulevard de la Inmundicia), Callejón de la Muerte o los Asesinatos, Avenida de los Ateos, Calle de los Dioses, de la PesteCalle Barata, donde se encuentra el Gremio de los Ladrones, la Plaza de las Delicias Oscuras

Rinconete y Cortadillo (biblioteca virtual de Andalucia)

Rinconete y Cortadillo (biblioteca virtual de Andalucia)

Según el propio Leiber, está inspirada en la Sevilla del S.XVI que describe Cervantes.  En esa época, la ciudad era el puerto de España por donde entraba el oro de las Indias a raudales; pero la riqueza no llegaba al pueblo, sino a la clase dirigente, cuyo lujo y ostentación atraía a una multitud de personas que terminó convertida en los pícaros, pedigüeños y ladro-nes que recoge Cervantes en sus Novelas Ejemplares. Una de ellas, Rinconete y Cortadillo, retrata la vida de dos personajes jóvenes, pícaros y ladronzuelos, que son también una posible base de nuestros protagonistasPedro del Rincón y Diego Cortado llegan a Sevilla, donde desvalijan el dinero de muchos en base a su astucia y habilidad con las cartas; captados por la banda de Monipodio (una especie de “gremio de ladrones”), vivirán aventuras y desventuras entre ladrones y alguaciles corruptos, matones, chulos y prostitutas, hasta que, cansados de aquella vida, deciden regenerarse.  Los paralelismos con el encantador relato Aciago encuentro en Lankhmar (ganador de los premios Hugo y Nebula) son más que reconocibles.  En la ciudad existe una clase dirigente, un Gobernador y una nobleza ostentosa que apenas aparece en las historias, porque su verdadera estructura la conforman los Gremios, que dictan sus propias leyes y organizan la vida y comportamiento de sus habitantes: Gremio de Ladrones (con un rey a la cabeza), de Asesinos (incluido en la Hermandad de mismo nombre), Gremio de Mendigos, de Prostitutas, de Comerciantes de Granos, de los Brujos…

Corominas - Lankhmar Doble copia

Corominas - FyRG LomosLa edición del Primer Libro de Lankhmar, de Gigamesh, es impecable, siguiendo la estela de las Obras maestras de la fantasía de Orion/Millennium, en 2001; aunque personalmente me agrada más el formato de libros separados de Fantasy; pero son otros tiempos.  Dispone de una nueva traducción, de Jesús Gómez, más agradable y amena que la anterior, y una excelente portada doble del admirado Corominas, que permite su visión al completo al unir ambos libros.  Sin restar méritos, hubiese preferido algo más de color en los personajes, que quedan algo difusos entre las sombras, en beneficio de un colorido general impactante; pero es una opinión personal.  El diseño de conjunto es inmejorable, pues incluye el lomo de ambos tomos unidos, con las siluetas de los protagonistas espalda contra espalda, como en el primer encuentro en Lankhmar que da inicio a su relación (la composición no puede reflejar la diferencia de tamaño entre ambos).  El precio, aunque elevado en inicio (30 €), no es caro, teniendo en cuenta que incluye los 4 primeros libros de la serie, que por separad, hubiesen tenido un coste muy superior.  Sólo echo en falta algo que considero imprescindible en este tipo de obras y hubiese supuesto la guinda de la edición, añafiendo algo más de valor a quienes ya poseen las novelas en su formato anterior: un mapa de Nehwon, o mejor, Lhankmar, como el incluido arriba, extraído de los libros de juegos de rol, tan oficiales como las novelas.

En cualquier caso, un libro altamente recomendable.

Corominas - Primer libro Lankhmar

Para los interesados en localizar las diversas aventuras de los personaje, incluyo un mapa de Nehwhon, realizado por Patrick Maslen. Se puede encontrar con desarrollo sucesivo interactivo, hasta  alcanzar, por ejemplo, detalle de los distritos de Lankhmar, en la página del autor, pulsando sobre la imagen.  Un trabajo muy interesante:

Mapa de Nehwon por Patrick Maslen