JUEGO DE TRONOS T4. Episodios 7 y 8: Sinsonte, y La Montaña y la Víbora

Juego_de_Tronos_T4Todos los títulos de episodios de la T4 tienen una relación clara con su contenido. También éste, aunque de inicios no lo parezca.  El Sinsonte (o cenzontleMockingbird en inglés) es un pájaro curioso, habitual en la mitad sur de los USA y América Central, presente ya en las antiguas leyendas de los indios Hopi, pero casi desconocido en Europa; tiene como habilidad especial imitar el canto de cualquier otra ave, un registro de más de 400 voces (cenzontle deriva de Centzontototl, que en náhualt -una de las antiguas lenguas aztecas, que aún perviven en México- significa eso: pájaro de las cuatrocientas voces). También le gusta anidar en las alturas.  Lo que no se ve a la primera es que sinsontes de plata sobre campo de sinople (verde) es el blasón de la casa Baelish de Harrenhall, fundada por Petyr Baelish,Meñique, quien luce uno como alfiler personal.

JdT4x07 Sinsonte

Sé que, para muchos, eso de “sin spoilers” es demasiado decir; conozco a quien no soporta ni el más mínimo comentarios al respecto.  Por eso, aunque intento opinar sin decir nada, por mantener la ilusión, algo se escapa; así que quienes piensen de tal forma y no hayan leído los libros igual deberían pensar si seguir adelante.  Advertidos quedan.

Sinsonte es un episodio completo, donde las distintas tramas -una vez recuperadas las pautas originales de Tormenta de Espadas con pequeñas variantes- y personajes van cobrando forma hasta el desenlace final que promete ser grandioso.  Así, las chicas Stark evolucionan de diferente forma: Arya en compañía de El Perro, cada día más curtida en su transición personal de venganza; Sansa a la espera, títere aún en los entresijos de Meñique, promesa eterna de un cambio que se intuye y nunca llega… Brienne y Podrick, mientras la buscan, conocen que Arya vive a partir de un recuperado Pastel Caliente. Mientras Jon Nieve soporta en el Muro la presión de Allyser Thorne ante la inminente llegada de los salvajes; sin muchos seguidores, pero sentando ya las bases para algo más.  Y en Essos, Daario Naharis se ofrece y alcanza al fin un protagonismo antes Danaerys, aunque quizás no por mucho tiempo.

Pero el peso de la historia discurre en Desembarco del Rey, donde Tyrion sufre la soledad del caído en desgracia, sin apenas partidarios, sin campeón que le defienda, a través de esas magníficas expresiones faciales de Peter Dinklage y diálogos geniales sin excepción, con Jaime, su valedor; Bron, su decepción; y la sorpresa final de un Oberyn Martell que ofrece esperanza, y presagia un siguiente episodio repleto de acción.  Gran aportación de la Víbora Roja de Dorne, con un Pedro Pascal que llena escenas y rompe moldes estirados de nobleza con esa postura canalla y desentendida con la que medra, hasta que, al fin, encuentra el camino para su venganza.

JdT4x07 Vuelo

Impacta la escena final, con ese vuelo desde las alturas…     Y es que -ya lo sabemos- en Juego de Tronos nadie está a salvo.

Con La Montaña y La Víbora vuelve la acción (aunque vendrá más), curiosamente narrada en diversos puntos de vista que no aparecen en las novelas; hechos que ocurren en Poniente pero nunca gozaron de POV en el libro, y aquí sí vemos.  Y no está nada mal, a mi entender. Secuencias como el ataque de los salvajes a Villa Topo (aunque Gilly nunca estuvo allí), sirve para reflejar la ferocidad con que matan los thenitas, pero también Thormund Matagigantes o la misma Ygritte. La degradación de Theon Hediondo es total en la toma de Foso Cailin y su traición a los Hombres del Hierro, masacrados después por Ramsay Nieve, el desollador, premiado tras la conquista con el reconocimiento del apellido Bolton; la escena de padre e hijo en la cima de la montaña dominando el Norte en todas sus direcciones sirve para mostrar el poderío del ejército del nuevo Guardián del Norte de los Lannister. Escenas que no aparecen en los libros más que como referencias de otros, alguna en Festín de Cuervos, pero también de Danza de Dragones (Theon y los Bolton) ; pero funcionan bien en la serie: sitúan al espectador en los acontecimientos, sin que se pierda.  Algo más desconcertante parece la presencia de El Perro y Arya en las puertas del Valle: su declaración de que sigue viva, cerca de su hermana y Petyr Baelish, se convierte en una situación pendiente de resolver. Y del tomo cuarto se nos adelanta también la transformación de Sansa, que pasa al negro, pelo incluido; se hace más mujer, más señora del lugar, y comienza a aceptar su papel en las intrigas de Meñique. Y en ella vemos alguna desviación sobre la historia en los libros (o no narrada hasta ahora…). También en Essos, donde se desarrolla la relación intuida entre Missandey (¡hermosa Nathalie Emmanuel!) y Gusano Gris, curiosa en un castrado.  Pero sí es del libro la intervención de Ser Barrystan Selmy en la relación de Danaerys y Jorah Mormonth.

JdT4x08 Bolton

Sin embargo, el punto álgido del episodio es el enfrentamiento entre la Víbora Roja de Dorne, Oberyn Nymeros Martell, y La Montaña, Ser Gregor Clegane, el Juicio por Combate que decide el destino de Tyrion.  Pero cuando se vende tanto unas imágenes (desde el primer trailer promocional), o se crean fuertes expectativas sobre un episodio, del que se dijo sería el mejor de la temporada por la contienda… termina por defraudar. Está bien, sí; y su resultado marca uno de esos momentos que impactan en el espectador… pero no es para tanto.

Quedan dos episodios.  Y prometen ser espectaculares….

JdT4x08 El juicio por combate

JUEGO DE TRONOS T4: Episodios 1 y 2 (sin spoilers). Dos espadas y una boda púrpura

Juego_de_Tronos_T4

Al finalizar el primer episodio muchos comentaron el cambio de ritmo experimentado, desde el violento y trágico final de la T3 con la Boda Roja, al pausado de éste, sin acción apenas.  Sin avanzar nada que pueda perjudicar la expectación de quien no lo hayan visto (al contrario que otros blogs, que desvelan todo, paso a paso), sí quiero avanzar comentarios y opiniones respecto a su realización y desarrollo de la adaptación.  Y en este sentido, vuelvo a insistir en la magnífica traslación  que David Benioff y Dan W. Weiss vienen realizando para HBO de la obra de G.R.R.Martin, con la participación y aquiescencia del propio autor (guionista él mismo del segundo episodio, de vital trascendencia).

El primer episodio, Dos Espadas, y en parte también el segundo, El León y la Rosa, cumplen perfectamente su función de nexo de conexión con los hechos previos, recapitulación de sucesos pasados y posicionamiento de personajes, antiguos y de nueva aparición en la temporada; algo que, de no hacerse, complicaría demasiado el intricado panorama de tramas y protagonistas en que se ha convertido la historia, por otro lado, apasionante.

Emblemas JdT

Así, Dos Espadas (un título excelente), deja claro que ahora la historia se posiciona del lado de los Lannister, temporalmente vencedores en la Guerra de los Cinco Reyes, y afianza el poder absoluto de su patriarca, el inefable Tywin.  Él es el verdadero gobernante en Desembarco del Rey, frente al rey títere, voluble y odioso que resulta Joffrey, y una Cersei que ve cómo el poder se le escurre de las manos y pasa a ser otro más de los peones que su padre mueve con inteligencia.  Para Tyrion las cosas no marchan mejor (y van a empeorar), y Jamie, de momento, no es más que una piltrafa humana de aquel que fue, con un fuerte cambio personal en ciernes…

Pero en esta segunda parte de la adaptación del tomo 3 de Canción de Fuego e Hielo, Tormenta de Espadas, hay otros personajes y clanes en la historia, nuevas relaciones y tramas previas en segundo plano, que han de ser definidas y presentadas con cierta claridad al espectador.  Y para ello, los productores no dudan en enfatizar actitudes más allá de las planteadas en el libro (la grosería verbal y permisividad sexual de los Martell, o el canibalismo de los thenitas más allá del muro), describir situaciones no descritas en los libros, pero que aclaran tramas (Oberyn y Ellaria Arena; cruce de miradas significativa con Loras Tyrell; relación de de Tyrion y Shae…), y adelantar acontecimientos (llegada de Jamie y Brienne a la capital) o narrados en Festín de Cuervos (vol.4: mano de oro), e incluso en Danza de Dragones (v.5) (periplo de Bran, Hodor y los Green, y su visión en el arciano).

Mano de Oro

En este sentido es destacable el tratamiento dado a los Bolton, sus conversaciones y tensiones (nunca escritas) aclaran mucho respecto a la actitud de Theon-Hediondo (v.5), el conocimiento de que los chicos Stark continúan con vida y el envío de tropas al Castillo Negro para buscarlos. Como lo es el protago-nismo otorgado a los Martell, de Dorne (algo así como el Al-Andalus de Poniente) que nunca tuvieron POV en los libros (1), quizás con un exceso de libertinaje sexual; o a los Tyrell: Tywin frente a Olenna (el título del 2º episodio es significativo). Son de agradecer las menciones a Ser Duncan el Alto, o Ser Arthur Dayne, de participación importante en hechos aún no tratados en la adaptación.  Se potencia el ánimo de venganza en Arya, cambios en una joven que marcarán su destino.  Y con Danaerys, aunque poco, y complicado con el cambio de actor para Daario, se intenta potenciar los sentimientos de éste y Gusano Gris, o lo indómitos que son los dragones…

Oberyn_Martell

En cuanto a adelantos, en RocaDragon también suceden hechos descritos en Festín de Cuervos, y se muestra muy a las claras la actitud de Selise de apoyo a Melissandre, incluso sobre su hija.  En el Muro, también se anticipa la presencia de Janos Slynt y Alliser Thorne en el Castillo Negro, que inician su enfrenta-miento con Jon Nieve… Y ésto reafirma mi suposición (ya comentada antes) de que el libro 4, Festín de Cuervos, no gozará de temporada propia en la serie de televisión, sino que, al transcurrir en paralelo a Danza de Dragones, muchos de los hechos serán integrados entre la temporada correspondiente al volumen 5 y la actual, a fin de alcanzar el número mágico indicado por los autores: siete dioses, siete reinos, siete temporadas…

Todo ese posicionamiento y aclaraciones de tramas se realiza en sólo dos episodios, algo digno de destacar.  Una adaptación que si bien no sigue fielmente lo escrito (no puede hacerlo, sería imposible), resulta excelente y no cambia hechos significativos, sino que los aclara en ocasiones, cara al espectador.  Y si el primer episodio, necesariamente, adolece de acción, ésto se compensa con el segundo, donde Las Lluvias de Castamere ponen música de nuevo a otra boda, esta vez Púrpura, pero de terribles consecuencias también, con la primera de las bajas de esta temporada…

A partir de aquí, vendrán otras, significativas, y la acción será trepidante.

La Víbora Roja y La Montaña

  1. Nota aclaratoria sobre los Martell, y su odio hacia los Lannister:

Durante la Guerra del Usurpador, que supuso la caída de Aerys Targaryen, el rey loco, su hijo, el príncipe heredero Rahegar (hermano de Viserys y Danaerys) estaba casado con Elia Martell. Siguiendo órdenes de Tywin, Gregor Clegane, La Montañamató personalmente al príncipe Aegon, hijo de Rhaegar, estampando la cabeza del bebé contra una muralla. Luego violó y asesinó a Elia Martell, con la sangre y sesos del bebé aun en las manos. Su hija Rhaenys fue también asesinada con más de 50 puñaladas por Ser Amory Lorch.  Los Martell nunca entendieron que la guerra pudiera llevarse hasta mujeres y niños, y reclaman venganza.