LA CIUDADELA ESCARLATA en BD (Conan le cimmérien, vol. 5)

Es, posiblemente (a mi entender), el más flojo de los 10 primeros volúmenes de la nueva adaptación al cómic (bande desinée) que está realizando Glénat sobre el personaje creado por Robert E. Howard. Debajo justifico el por qué lo digo.

Se trata del cuarto relato del personaje que escribió Robert E. Howard, si bien sería el segundo publicado (Weird tales, enero de 1933) tras El Fénix en la Espada, su primera historia (La hija del Gigante Helado y El Dios en el Cuenco fueron rechazados por Farnsworth Wright). Y, cómo el anterior, transcurre durante el periodo de madurez de Conan, cuando ya es rey de Aquilonia.

Ambas historias contienen puntos en común más allá de la amenaza/conspiración hacia el reino o su persona, que si en el primer relato proviene de un acto interno, ejecutado por súbditos disconformes que procuran derrocarlo, en el presente llega del exterior, por las pretensiones expansionistas de sus vecinos, los reyes Almarus de Ofir y Strabonus de Koth y el malvado brujo Tsotha Lanti, que lo capturan con una celada y preparan su abdicación a favor de un sátrapa de sangre real, Arpello de Pellia, por supuesto a su servicio.

La trama muestra la traición y captura de Conan, su huida accidentada de las oscuras mazmorras de la Ciudadela Escarlata, su encuentro con Pelias, hechicero prisionero y enemigo del anterior, que le facilita un regreso rápido a Aquilonia, a tiempo de detener las tropelías del usurpador, recuperar el trono, reunir al pueblo y los barones hasta conseguir la derrota del ejército invasor. Se ve claro que Howard, tras el rechazo previo de dos relatos de juventud del cimmerio (alguno muy bueno, aunque delicado en su motivación), decide regresar a un entorno de confort como el ya obtenido, aunque más elaborado:

En ambos relatos aparecen brujos que conspiran contra el rey, seres monstruosos invocados desde otro plano dimensional y fuerzas sobrenaturales -más hechicería- que apoyan la causa del rey bárbaro. Sin embargo, mientras en el primero utiliza para configurar Aquilonia un entorno medieval incipiente, poco diferenciado de una Antiguedad tardía y casi tribal, en el segundo incorpora de pleno un sistema de Medievo avanzado, con un feudalismo fuerte, barones enfrentados y gremios de comerciantes; y un pueblo veleta, ciudadanos y campesinos, que aspira a un líder natural, fuerte y consistente, sea éste cual sea. Por otro lado, en La Ciudadela Escarlata, además incorporar descripciones épicas de batallas grandiosas, tan propias del autor, Conan recuerda diversos roles de su pasado antes de ser rey que presagian historias futuras; también, un carcelero lo reconoce como «Amra«, el león, un pirata que asolaba tiempo atrás las costas de Kush (aún no se menciona a Bêlit, La reina de la Costa Negra y principal atractivo del que será su siguiente relato).

El problema de esta adaptación al cómic es que ignora el recurso infalible de Howard para entremezclar diferentes culturas y periodos de la historia, para infundir en el lector visiones claras del entorno sin recurrir a mayores explicaciones; y Le Roux lo interpreta de forma demasiado literal. Gráficamente, con un dibujo muy correcto y sin alaracas, su interpretación de Aquilonia (calles, adornos, armaduras, murallas, uniformes o vestimentas) nos sitúa en un entorno en exceso adelantado, cercano a la Guerra de los Cien Años, que desentona y a mí, personalmente, me saca de situación. Sin embargo, sus páginas de batallas, sin llegar a brillantes, están bien construidas y dotadas de cierta épica efectista. Étienne Le Roux («La memoria en los bolsillos», «14-18», ambas en Norma Editorial) es un buen dibujante que igual admira a los maestros franco-belgas que ilustra como Bernie Wrigtson; aquí utiliza un estilo realista intermedio que no está nada mal, aunque hubiese preferido un homenaje a Wrightson… En todo caso, me gusta su Conan de barba regia y constitución natural, diferente al que estamos acostumbrados.

Es en el guion adaptado de Luc Brunschwig donde encuentro más problemas. La historia comienza en Tamar, con la noticia de la derrota de Conan, comunicada por Flavio, el juglar del rey (¿?) (que cabalga a lomos de un oso…¿?), y desencadena los acontecimientos que suceden en Aquilonia en paralelo a los hechos que vive el cimmerio en la planicie de Shamu y la frontera de Ofir. No está mal como recurso (por más que Howard los trate con rapidez, al final, y aquí cobran relevancia y destacan en exceso la figura del títere Arpello, figura gris en el original). Pero excluye y obvia otros personajes de vital importancia como el Conde Trocero de Poitain o el canciller Publio, a quienes ni nombra o los cita con nombres cambiados, como los barones Pomero de Shamar o Enaro de Sica (¿?) y deja como principal valedor de Conan en la ciudad al juglar Flavio…

No contento con ello, sustituye la enorme serpiente Satha, «la vieja» (imagen icónica donde las haya, tras la genial ilustración de Frazetta) por un gran sapo repugnante, que debió entender más terrorífico… Todo ello me lleva a pensar que Brunschwig desconoce al autor, el personaje y su entorno, o –lo que es peor, teniendo tan cerca a Patrice Louinet-, decide pasar de él y reescribir la historia a su criterio, creyendo ser más interesante que el propio autor (el gran pecado de más de un guionista y director «genial»…).

Y es una lástima, porque el resto de la historia, la principal, no está mal adaptada.

Para colmo, el ensayo de Patrice Louinet, co-director de la colección y uno de los mayores entendidos del mundo en R.E. Howard, dentro de su maestría habitual, no me ha parecido de las mejores, lo que contribuye a una menor puntuación general.

Por todo ello, esta adaptación de La Ciudadela Escarlata al cómic se convierte en la más floja de cuantas realiza Glénat y, posiblemente, de cuantas se hicieron antes (por Marvel y Dark Horse), lejos del respecto y fidelidad al original que demostraron Roy Thomas y Timothy Truman en su día. Puestos a comparar, de ellas, y aunque venero la interpretación realizada por Frank Brunner, que me impactó en su día (aunque, vista hoy, quede algo constreñida y confusa en 40 páginas), prefiero sin duda la de Dark Horse y el dibujo impresionante de Tomás Giorello (mucho más libre y grandioso, en una auténtica novela gráfica de casi 100 páginas).

Como digo, una verdadera lástima, pues si hasta ahora la edición de Glénat (escribo tras leer sus 10 primeros títulos) alcanza un notable alto, incluso el sobresaliente, este volumen se queda sólo en suficiente; el único por el momento.

Para otros comentarios sobre La Ciudadela Escarlata (Dark Horse) en este blog,

clica aquí, o sobre la imagen

Dibujo de Tomás Giorello, para la versión de Dark Horse

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.